LOS PELIGROS

      

  • Manipulados sin precauciones, los materiales que contienen amianto liberan fibras invisibles a simple vista pero peligrosas para la salud de los obreros y de otras personas presentes en el edificio. Las fibras invisibles se depositan en los pulmones y permanecen allí de forma permanente.
 
  • Si usted las respira, aún en pequeñas cantidades, se expone a graves enfermedades que muchas veces se declaran después de un largo período (entre 10 y 40 años).
   
  • En Suiza, el amianto es responsable de 200 muertes aproximadamente cada año. Además, 5 000 personas son objeto de un seguimiento médico después de una exposición profesional al amianto*.
     
   

  * Cifras SUVA