LOS PELIGROS

 

  • Lijar sin precauciones pinturas que contienen plomo genera una intoxicación que el organismo tardará mucho en eliminar. En caso de intoxicación grave, se prescriben tratamientos médicos fuertes para acelerar la eliminación del plomo absorbido por el organismo.
  • Para los niños los efectos del plomo son los más peligrosos: llevando regularmente objetos a la boca, ellos son susceptibles a ingerir escamas de pinturas o polvos contaminados, lo que puede tener consecuencias graves y permanentes, como problemas de desarrollo intelectual, pérdidas de memoria o ralentización del crecimiento.